La Diabetes y La Zona

La Diabetes y La Zona

Las tres epidemias más importantes de éste siglo, que siguen empeorando en forma progresiva, son: la obesidad, la inflamación silenciosa y la diabetes tipo 2. Las tres están íntimamente conectadas con una condición que se conoce como resistencia a la insulina.

Anteriormente, la diabetes era una enfermedad muy poco frecuente, pero los tiempos han cambiado. En los últimos 20 años, la diabetes tipo 2 se ha convertido en una epidemia, mientras que la diabetes tipo 1 todavía sigue siendo bastante rara. La diabetes tipo 1 está provocada por una condición en la que el páncreas se bloquea por completo y deja de producir insulina. La diabetes tipo 2, mucho más común, sucede cuando el paciente hace tiempo que padece una resistencia a la insulina, lo que provoca que el páncreas secrete mas insulina (hiperinsulinemia) en un intento de reducir los niveles de azúcar en sangre. Al final, el páncreas se agota y deja de producir suficiente insulina, apareciendo la citada enfermedad. La hiperinsulinemia suele preceder al desarrollo de la diabetes tipo 2 unos ocho años antes, pero ambos se deben a la presencia de resistencia a la insulina.

Evidentemente, no todas las personas que tienen resistencia a la insulina terminan padeciendo diabetes tipo 2. Sin embargo, muchas sí.

Esta devastadora enfermedad multiplica por 2 a 4 veces el riesgo de la persona que la padece de morir a causa de una cardiopatía, y también aumenta la probabilidad de padecer insuficiencia renal, ceguera, impotencia y amputaciones. Debido a las complicaciones de ésta enfermedad, la diabetes tipo 2 es la más cara de todas las enfermedades crónicas. A medida que aumenta la epidemia de obesidad, aumenta la epidemia de diabetes tipo 2. Eso es una muy mala noticia para la industria de la salud.

La buena noticia es que tomar aceite de pescado concentrado para reducir la inflamación silenciosa (la causa molecular de la resistencia a la insulina) y seguir la Dieta de la Zona, ayudará a reducir la hiperinsulinemia (la consecuencia de la resistencia a la insulina) y se empezará a invertir el proceso de la diabetes tipo 2 en tan sólo seis semanas.

Al seguir la Dieta de la Zona y utilizar aceite de pescado concentrado omega 3, observamos significativas reducciones en los niveles de glucosa y hemoglobina glicosilada en sangre. El descenso de éstos marcadores, junto a otros (insulinemia, HOMA) nos indican que la resistencia a la insulina disminuye en forma notable.

Si queremos reducir el exceso de grasa en el cuerpo o invertir la diabetes tipo 2, debemos reducir la INFLAMACION SILENCIOSA. El arma dietética más importante que poseemos para esto es el aceite de pescado omega 3 y la Dieta de la Zona. Combinemos estas dos herramientas y tendremos el arma dietética más importante para invertir la epidemia doble que amenaza con destruir nuestros sistemas sanitarios: la OBESIDAD y la DIABETES.