La Embarazada y la "zona"

La Embarazada y la "zona"

Existen dos etapas de la mujer, el embarazo y la lactancia, que merecen todo nuestro
respeto. Es que en ellas la inflamación celular dictará, en gran parte, el futuro no solo
de la madre, sino del bebé.
La mejor etapa para introducir a un niño en La Zona es en el vientre de su madre,
aquí es donde comienza la enfermedad crónica y la programación metabólica
últimamente tan estudiada por los investigadores de las nuevas tendencias
de la medicina moderna.

Si todas las mujeres entendieran, atendieran y controlaran la inflamación celular desde la gestación, quizás no tendríamos tantas complicaciones en el propio embarazo, parto o cesárea, tales como preclamsia, diabetes gestacional, obesidad en embarazo o bajo peso tanto para la madre como para el bebé, parto prematuro o prolongado y complicado, y otras.
Sin embargo, en cada embarazo la mujer pierde el 40% de sus nutrientes esenciales, los cuales ya no puede producir, y el nuevo bebé toma todo lo que hay en ella -ácidos grasos omega 3 (EPAy DHA) y ácidos omega 6 (AGL)-.

Si hablamos del primer bebé, suerte si le tocó una mamá que tenía buenas reservas naturales de dichas grasas, si consumió buena cantidad de pescado a lo largo de toda su vida, pero si no, el panorama inflamatorio empieza a cambiar y el riesgo empieza a incrementarse.
La buena noticia es que la madre puede reponerse entre cada embarazo si se suplementa con altas dosis postparto por un buen tiempo y con un mantenimiento de Omega 3 por el resto de su vida. Solo entonces, y después de 3 años, estará lista para su siguiente bebé.

Ahora podremos imaginarnos porque muchas mujeres no pueden recuperar su bella figura después de uno y otro embarazo además de padecer la tan temida depresión postparto.
Es una regla que “Madres inflamadas traerán al mundo niños inflamados” y, por lo tanto, niños con un sistema inmunológico con problemas.
Utilizar alimentos y nutrientes recomendables, así como llevar un estilo de vida antiinflamatorio, resulta ser el pasaporte de regreso a la salud y el rendimiento físico y mental del niño.
Aunque no podemos cambiar estos genes de obesidad, diabetes, déficit de atención, etcétera, si podemos mantenerlos “apagado” o “encenderlos” especialmente cada vez que comemos, tomamos un suplemento o hacemos ejercicio, así como cuando realizamos actividades de relajamiento.


EMBARAZADAS Y MUJERES QUE AMAMANTAN

La dieta de La Zona es la mejor opción para llevar un control de peso
y de las hormonas que controlan la inflamación durante el embarazo.

• Disminuye la ansiedad por comer y la retención de líquidos,
• Mantiene tus niveles de azúcar estables
• Aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo de tu bebé.

En la experiencia que tenemos en la consulta, hemos tenido pacientes
embarazadas con excelentes resultados.



Durante el embarazo, hay necesidades especiales:

• El omega 3 (EPA) refuerza el sistema inmune, haciendo a tus hijos menos susceptibles
a enfermedades comunes de la edad, y
• El omega 3 (DHA) es esencial para el desarrollo del cerebro, la vista y el corazón del bebé
en gestación y le brindan a tu hijo incomparables ventajas para cuando en su futuro desarrollo.

Ambos Omega 3 (EPA y DHA), se encuentran presentes en los suplementos dietarios
Omega Rx “Dr. Sears Zone”, con garantía de máxima pureza y concentración.