Salud y "La Zona"

Salud y "La Zona"

Hay tres etapas en el camino hacia la enfermedad crónica:


1. BIENESTAR

2. ENFERMEDAD SUB-CRONICA

3. ENFERMEDAD CRONICA

La primera etapa -del Bienestar- es aquella donde el individuo no manifiesta ningún tipo de sintomatología.

La segunda etapa –Enfermedad Sub-crónica- es el comienzo del desarrollo de una enfermedad. Esta etapa está signada por un aumento del potencial inflamatorio a nivel celular -Inflamación silenciosa de bajo nivel- “Sabemos que no estamos bien, pero tampoco estamos tan mal como para considerarnos verdaderamente enfermos”. Es la zona gris en la que vivimos la mayoría de nosotros.

La tercera etapa –Enfermedad crónica- es la manifestación de las distintas enfermedades (diabetes, artritis, cáncer, patología cardiovascular, etc.). Es la etapa en la que la medicina tradicional despliega todo su arsenal de tratamientos, a fin de revertir la situación, esperando llevar al paciente a un estado de enfermedad sub-crónica, en el cual los síntomas de la enfermedad crónica quedan temporalmente sumergidos.

Sin embargo se requieren muchos años para pasar de la etapa sub-crónica a la etapa crónica.

Los primeros signos que acusan que el estado de Bienestar se está deteriorando, son los cambios en los marcadores de bienestar.

1- INSULINA en ayunas, que es un marcador de resistencia a la insulina. Niveles de insulina mayores a 10 mU/ml tienen un poder predictivo de desarrollo de enfermedad cardiovascular mayor que los niveles elevados de colesterol LDL.

2- Rango TRIGLICERIDOS/HDL. Es un marcador de Sindrome metabólico que precede por 8-10 años a la aparición de Diabetes tipo 2. Estudios prospectivos indican que una relación Triglicéridos/HDL baja está muy relacionada con una disminución en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular.

3- HOMA. Marcador de resistencia a la insulina. Cifras mayores a 2.5 nos estarían indicando un gran aumento de dicha resistencia, consecuencia de lo cual nos estaría aumentando notablemente el riesgo de aparición de Diabetes 2.

4- PCR (Proteína C reactiva) ultrasensible. Marcador tardío e inespecífico de Inflamación silenciosa. La PCR indica que hay inflamación, pero no es la culpable de la misma. Cifras mayores a 3 mg/L aumentan considerablemente el riesgo de padecer cardiopatías.

Por ello el verdadero propósito de la medicina del siglo XXI – el cuidado de la salud- debiera centrarse en el manejo completo del bienestar, lo que se logra alcanzando un sencillo y amplio objetivo: disminuir la inflamación silenciosa.