Embarazo, Lactancia y Omega 3

Embarazo, Lactancia y Omega 3

FETO e INFANTE y OMEGA 3

Las investigaciones indican que el DHA es esencial para la formación de órganos vitales en el feto y el infante recién nacido.

Específicamente, el DHA contribuye al desarrollo sano del cerebro, de la retina y del sistema nervioso, cuyo desarrollo en el feto y la infancia son fases críticas en la formación de estos órganos ya que los mismos no se continúan formando en edad adulta. Por esta sola razón, el suplemento adecuado de DHA para el feto y el infante recién nacido es esencial.

El feto necesita DHA virtualmente desde la concepción, para que el cerebro se desarrolle normalmente. Aportarle suficiente DHA durante el último trimestre del embarazo es de particular importancia ya que el cerebro de un feto puede triplicar su tamaño durante esta etapa. El bebe recién nacido también debe continuar consumiendo bastante DHA en la leche materna o leche maternizada de formula inmediatamente después del nacimiento.

Las investigaciones indican que el DHA puede ayudar al bebé a desarrollar:

- Buena capacidad de aprendizaje

- Buena visión

- Buenas habilidades de la coordinación del sistema motriz

Los estudios sugieren que si un bebé recién nacido tiene alimentación
al seno materno, nos cercioremos que la madre consuma buena cantidad
de DHA para tener suficientes cantidades en su leche materna para su bebé. O que, si utiliza leche de formula, también contenga Omega 3, especialmente DHA.

La dosis deberá ser prescripta por un médico o nutricionista para que el infante pueda recibir el DHA que necesita para desarrollar órganos vitales sanos.